Una Escuela Sustentable

La idea de Una Escuela Sustentable surge desde Tagma, una organización uruguaya sin fines de lucro, conformada por técnicos y profesionales que trabajan de forma voluntaria con la misión de construir y habitar el mundo de forma sostenible. Junto a Earthship Biotecture y voluntarios uruguayos y extranjeros, construyeron un edificio escolar público autosuficiente construido en tan solo dos meses, codo a codo con la comunidad de Jaureguiberry y en beneficio de quienes más lo necesitan. Se aplicó una de las estructuras disponibles en el catálogo de Earthship, adaptada a la normativa de construcción vigente en Uruguay y a los requerimientos específicos de la Administración Nacional de Educación Pública, asegurando el cumplimiento de los más altos estándares de seguridad. El edificio es capaz de albergar hasta 100 escolares en condiciones óptimas de seguridad, salubridad y confort cada año.